Adelgazar corriendo: los principales fundamentos

Adelgazar corriendo es un método muy efectivo para mejorar nuestra calidad de vida.

Se trata de un tipo de entrenamiento que no solamente nos ayuda a perder esos kilos de más, sino que también, fortalece todo nuestro sistema cardiovascular y nos da una sensación de bienestar inmensa.

Seguro debes estar pensando que no te encuentras en forma para empezar este deporte. Lo mejor del running es que cualquiera puede practicarlo, no importa la edad o el sexo, ya que no tiene efectos secundarios sobre nosotros.

Adelgazar corriendo facilmente

Sin embargo, esto no significa que podrás empezar a correr con mucha intensidad o que lo vayas hacer por horas. Es importante, que tengas en cuenta que tu entrenamiento debe de ser acorde a tus condiciones físicas o de salud.

Adelgazar corriendo: lo primero que tienes que saber

Para empezar con el running tienes que contar con la vestimenta y tenis adecuados, aunque no te parezca importante, si lo es. Cada vez que hacemos ejercicios, tenemos que brindarle a nuestro cuerpo las mejores condiciones, es por eso, que nuestra ropa es fundamental.

Una vez cuentes con el primer factor que te explique, debes definir cuantas veces a la semana vas a entrenar. Recuerda que para adelgazar corriendo, se necesita de mucha constancia y paciencia. No es un método milagroso para perder peso en una semana.

Otro factor muy importante es la evaluación de resultados. Si tienes la posibilidad de chequear con une experto tus avances en el running, lo puedes hacer. En caso contrario, te recomiendo llevar un registro detallado de tu peso, comida y horas de entrenamiento para que puedas analizarlo posteriormente.

Adelgazar corriendo: reglas

Para que tus resultados sean lo que esperas, te recomiendo 3  reglas fundamentales para adelgazar corriendo:

  • ¿Cuánto corremos? Cuando hablamos de tiempo, lo ideal es que puedas correr entre 10 a 40 minutos. Intenta cumplir con esta regla, para que tu cuerpo se vaya acostumbrando.
  • Ritmo: si eres un novato puedes empezar a correr lento, para luego subir la intensidad y cuando te sientas agotado, puedes volver a bajar el ritmo. Lo ideal es que con el tiempo puedas obtener más resistencia.
  • Frecuencia: te recomiendo correr al menos tres veces a la semana, para que sea realmente efectivo. Sin embargo, cuando te sientas listo puedes ejercitarte por más días.

 

Más temas relacionados

Los beneficios de correr

Ejercicio aeróbico: bueno para la osteoporosis y la depresión

Ejercicios para bajar de peso de baja intensidad

Adelgazar en casa: tips

Ejercitar la espalda: dorsales y hombros