Obesidad: cuerpo y mente

Obesidad, una respuesta del organismo tanto a factores físicos como por los factores psicológicos que influyen en los hábitos alimenticios, con una profunda importancia de las emociones negativas como el aburrimiento, la tristeza o la ira, que hacen que muchas personas coman más de la cuenta.

obesidad

La obesidad puede deberse en realidad a problemas emocionales y psicológicos. Como dato ilustrativo: alrededor del 30 % de las personas que buscan un tratamiento para problemas graves de peso en realidad tienen dificultades con los atracones.

Durante un episodio de atracones, la gente come grandes cantidades de alimentos y además alimentos muy calóricos y grasientos.

Existen enfermedades que pueden causar obesidad. Estos incluyen problemas hormonales como el hipotiroidismo (tiroides que ralentiza el metabolismo), la depresión y algunas enfermedades raras del cerebro.

Algunos  medicamentos, como los esteroides y algunos antidepresivos pueden causar aumento de peso excesivo.

Aspectos emocionales de la Obesidad

obesidad

Uno de los aspectos más dolorosos de la obesidad puede ser el sufrimiento emocional que provoca. La sociedad moderna pone gran énfasis en la apariencia física, a menudo equipara el atractivo con la delgadez o con la musculatura, además de la juventud.

Muchas personas clasifican erróneamente a las personas obesas como glotones, perezosos, abúlicos… Sin embargo, no es así. Las personas obesas son víctimas de  prejuicios o discriminación en el trabajo, en la escuela, en la búsqueda de un trabajo y, en general en todo tipo de situaciones sociales.

Los sentimientos de rechazo, vergüenza o depresión son comunes entre los obesos.

Cuándo buscar ayuda para la Obesidad

Si eres una persona obesa debes  llamar a tu médico, especialmente si  tienes problemas emocionales o psicológicos relacionados con tu obesidad. Es muy frecuente en personas obesas que tengan una baja autoestima.

Los tratamientos de la obesidad son buenos porque cualquier pérdida de peso, por modesta que sea, es beneficiosa. Por ejemplo, una pequeña pérdida de peso del 5% -10% con respecto al peso inicial puede traer importantes beneficios para la salud, incluyendo:

  • disminución de la presión arterial
  • reducción de los niveles sanguíneos de colesterol
  • menor riesgo de diabetes tipo 2
  • disminución de la probabilidad de un accidente cerebrovascular
  • disminución de la mortalidad general.

Es necesario ayudar a las personas obesas a perder peso. Y a respetarlas.