La flora bacteriana del estómago

La flora intestinal es un universo vivo dentro nuestro organismo: millones y millones de bacterias conviven con nosotros y proporcionan, y favorecen, el equilibrio a los procesos digestivos. De la misma forma, su carencia o su descompensación, nos provocan dolencias y molestias leves y no tan leves.

Una flora intestinal es necesaria para tener control sobre nuestro peso.

La descompensación de la flora intestinal se puede deber a varias causas, unas relacionadas con la alimentación (productos en mal estado, contaminados o a los que somos intolerantes etc), la enfermedad o el consumo de medicamentos como los antibióticos.

Pasado el proceso agudo, debemos reponer nuestra flora estomacal para que el organismo recupere unos aliados fundamentales en el proceso digestivo y en la absorción de nutrientes.

Flora intestinal

Alimentos que favorecen la flora intestinal

Pertenecen a tres grupos básicos:

1.    Alimentos probióticos.

Orientados a “repoblar” nuestro sistema digestivo con cepas bacterianas nuevas. Se trata de alimentos generalmente fermentados y/o cultivados. Contienen importantes bacterias probióticas y los podemos encontrar en alimentos como el chucrut, el kéfir, los yogures etc

2.   Alimentos prebióticos.

Ayudan a alimentar las bacterias que se van asentando en el estómago e intestinos y, por tanto, a fijar una población bacteriana sana. Los encontramos en los alimentos ricos en fibra, especialmente legumbres, fruta y cereales como la avena

3.    Alimentos vegetales crudos.

Son ricos en fauna microbiana y una fuente saludable de fibra, además de minerales y vitaminas que son fundamentales para la recuperación del organismo. Alimentos como la lechuga, los tomates, cualquier fruto de huerto… Recuerda ingerirlos tras un buen lavado.

Alimentos a evitar para reponer la flora del estómago

Aunque muchos de ellos no son malos en condiciones normales y si se comen en pequeñas cantidades, cuando se trata de repoblar y fortalecer nuestro sistema digestivo de fauna bacteriana, deberíamos evitar algunos:

1.    El azúcar. Favorecen bacterias distintas que compiten con las “buenas”.

2.   Carnes rojas

3.   Marisco

4.   Huevos. En estos dos últimos casos el problema reside en que no son alimentos malos para el mantenimiento de la flora intestinal, pero son proclives a causar daños en nuestra población bacteriana si no están muy bien cocinados, si no son frescos o si están en mal estado.

Puedes leer más información sobre la flora del estómago pinchando en el enlace.

Otro contenido que te puede interesar:

Proteínas y Aminoácidos

Cómo adelgazar sin recurrir a las dietas

Dieta que provoca cetosis

Recetas para perder peso

Qué es la nutrición

Combatir la obesidad

Cómo quitar la indigestión

Eliminar las estrías

Nutrición y Alimentación

Las mejores dietas