Piel seca, no grave pero… irritante

La piel seca no tiene porqué significar la presencia de una enfermedad de la piel ni un problema grave, ni tan siquiera es síntoma de tener afección benigna.
De hecho, por lo general, con unos simples cambios de hábitos la piel seca es perfectamente superable

El caso es que muchos padecemos las consecuencias, muchas veces molestas, de tener una piel seca y es interesante conocer porqué se produce ya que, en muchas ocasiones no tiene mayor motivo que el tipo de ropa que usamos o la respuesta de la piel hacia el lavado con un determinado tipo de jabón.

Hay, también causas más serias. Veamos algunas.

Piel seca

Causas más comunes de la piel seca

1.    Usar cremas hidratantes sobre piel seca

Por lo general se tiene que utilizar una crema hidratante sobre una piel, al menos, ligeramente humedecida. De esta manera conseguiremos que la crema funcione como una película que atrapa la humedad y multiplica el efecto hidratante.

Otro error con estos productos es pensar que todas las cremas solucionan el tema de la piel seca: debe ser la adecuada para tu tipo de piel, por lo general de textura untuosa y sellante para atrapar la humedad.

2.     La sequedad del aire

Es una de las causas más habituales ya que tanto la calefacción del invierno como el aire acondicionado del verano tienden a secar nuestra piel.

Por otro lado, tanto una estación como otra tienen la característica de secar nuestra piel al extraer la humedad de ella.

Conviene utilizar humidificadores en el hogar para mantener un ambiente húmedo.

3.     Exceso de exposición al agua de la ducha o del baño

Una ducha o un baño muy largo puede eliminar la capa de grasa que protege nuestra piel y que es la que evita que se evapore la humedad que esta contiene.

Es preferible duchas cortas con agua tirando a templada.

4.     Los productos químicos

Me refiero, básicamente, al jabón ya que puede ser un enemigo de los protectores naturales de la piel frente a la sequedad. Trata de buscar jabones que no afecten a la dermis con un PH neutro.

El exceso de lavados acaba agrietando la piel.

5.     La ropa

Es bastante común que la ropa nos pueda causar irritación y sequedad de piel por varias causas: porque utilizamos ropa muy ajustada y nos provoca irritación o bien por sensibilidad ante determinados materiales (picor producido por el nylon, por la lana etc).

Por otro lado es importante utilizar jabones de ropa adecuados que garanticen “frescura” en su conservación.

6.     Aspectos médicos

Estos van desde la sensibilidad ante determinados fármacos (los diuréticos, por ejemplo tienen el efecto secundario de secar la piel), que es solucionable normalmente con un cambio de dosis, a los problemas de salud relacionados con temas fisiológicos (psoriasis, diabetes, desnutrición etc)

Con todo lo dicho, aunque en principio tener una piel seca es más o menos llevadero y no muy grave, si realmente te ocasiona problemas y te resulta muy molesto, debes consultar a un médico.