Crononutrición, adelgazar comiendo

La crononutrición es una dieta desarrollada por el doctor francés Alain Delabos. Su fundamento es que nuestro cuerpo es un sistema parecido al de un aparato mecánico que está en constante movimiento pero que no realiza el mismo esfuerzo a lo largo de todo el día, por tanto es posible adecuar la alimentación a las necesidades energéticas de esa máquina que es nuestro organismo: mayores al iniciar el día y mucho menores en las horas de sueño.

[toc]

El doctor Delabos, inventor de la crononutrición
El doctor Delabos, inventor de la cronutrición

Crononutrición, principios generales

Esa máquina interna, nuestro reloj biológico, nos va a pedir mayor o menor aporte calórico en función del momento del día en que estemos. Es una máuinaria tan precisa que saber usarla influye directamente en nuestra salud, en nuestro estado de ánimo, en nuestro vigor para afrontar las actividades diarias.

Permite consumir todo tipo de alimentos pero sólo en los momentos precisos del día para evitar un mal “almacenamiento” energético.

De esta manera observaremos que es permisivo con grasas y proteínas en los principios de la jornada y va disminuyendo la ingesta y el tipo de nutrientes a medida que nos acercamos a la noche, momento en el que nuestro organismo no precisa energía extra.

Ejemplos de la dieta de la crononutrición

El desayuno

Para la crononutrición es el momento del día en el que necesitamos una buena inyección de energía.

Después de las horas de sueño nuestro organismo necesita recargar baterías para afrontar las actividades que nos esperan a lo largo del día.

Como otras dietas saludables, la crononutrición  considera el desayuno la comida más importante del día.

Está permitido el consumo de grasas como las que encontramos en los huevos, en el embutido o en la mantequilla.

El almuerzo

A la hora de la comida nuestro organismo necesita volver a tener una ingesta energética importante: recuperar la energía consumida durante las horas anteriores y preparar al cuerpo para las horas que quedan hasta la noche.

Es el momento de la proteína y de la fécula: carne, pescado o aves, patatas etc

La merienda

Otro momento importante, prepara el cuerpo para evitar volver a tener hambre antes de la cena.

Se trata de una pausa en las actividades diarias y tampoco debemos saltárnosla.

Se debe componer de fruta, chocolate puro o, incluso, frutos secos.

La cena

Es el momento en que la crononutrición recomienda comer ligero, nuestro cuerpo se prepara para el descanso, no para el trabajo, y sus necesidades energéticas disminuyen. Sería absurdo pegarse un atracón de una energía que no se va a consumir, que se va a quedar sin quemar y sólo nos va a engordar.

Hay que evitar los azúcares y los lípidos. Es preferible la ensalada en la cantidad que se quiera.

A tener en cuenta en la crononutrición

Si tienes elevada tasa de colesterol debes evitar las grasa de la mañana, es preferible carbohidratos como el pan o los cereales alternados con lípidos como los que podemos encontrar en los lácteos (yogur, leche…).

Una dieta bien hecha debe incluir siempre una parte de ejercicio, más aún si esta dieta está orientada a que el consumo energético que hagamos se queme en el momento preciso.

De otra manera la ingesta calórica se quedará en nuestro interior.

Contenido que te puede interesar

Alimentos ricos en proteínas

Adelgazar sin dietas

Dieta cetogénica para adelgazar

Recetas para adelgazar

La nutrición

La obesidad

La indigestión

Las estrías

Qué es la nutrición

Dietas para adelgazar rápido

Toda la información sobre Alimentación en Finca-Blanca