Un pelo hidratado con trucos sencillos

Hidratar el cabello es una forma de evitar un aspecto enfermizo en el pelo, poco brillante y deslucido y asegurarse de no tener problemas derivados de la sequedad como la caspa.

El pelo tiende a secarse  por muchos motivos (uso de productos muy abrasivos, exceso de lavado, el cloro de la piscina, el uso de tintes etc), la mayoría de ellos perfectamente salvables siguiendo unos simples consejos de mantenimiento.  O, sencillamente, cambiando algunos malos hábitos.

Lo que veremos a continuación es cómo el uso de productos que tenemos en cualquier hogar puede ayudar a tener un pelo más hidratado, sedoso y bonito.

Hidratar el cabello

Consejos caseros para hidratar el cabello

1. Usar aceite de oliva

Es uno de los remedios para hidratar el cabello más populares.

El aceite de oliva contiene vitamina E que es altamente antioxidante. Su efecto es reparador y fortalecedor del pelo, pero también aporta brillo y humedad.

Utiliza el aceite de oliva ligeramente tibio y masajea suavemente la cabeza durante unos 10 minutos. Tras esto, mantén el producto en tu cabeza envolviéndola con una toalla durante una media hora.

Tras esta sesión ya puedes lavarte la cabeza con tu champú habitual.

Repite una vez por semana y ¡verás qué cambio!.

2. Para hidratar el cabello… mayonesa

Si, parece un poco raro pero funciona. La mayonesa es fuente de proteína y una ayuna para el brillo y suavidad del pelo.

Se aplica poniéndose una capa generosa de mayonesa en el pelo húmedo. Como con el aceite, masajéate la cabeza durante un rato y después cúbrela con un gorro durante unos 50 minutos.

Tras eso, aclara bien el pelo con agua tibia y lávate el cabello como suelas hacerlo.

Es una buena costumbre semanal.

3. Huevos contra la sequedad del pelo

Otro remedio muy casero. Contienen proteína y lecitina. Fortalecen el pelo desde la raíz y lo hidratan de manera extraordinaria.

Se usa solo las claras, batidas que se deben mezclar con un par de cucharadas de agua tibia.

Con movimientos circulares se aplica sobre la cabeza durante 12 minutos tras los cuales podemos lavarnos como lo hagamos habitualmente.

El tratamiento es tan poco agresivo que se puede repetir dos veces a la semana.

4.     La cerveza

Se trata de otra sustancia rica en proteína y es, por tanto, excelente reparador de un cabello dañado ya que ayuda a nutrir las raíces del pelo, dándole un buen aspecto alisado y brillante.

En este caso no necesitamos una gran cantidad de elemento y lo usaremos después del lavado: rociamos un poco de cerveza en el pelo y dejamos que se seque por sí mismo (de esta manera conseguimos que el pelo no huela  a cerveza).

5.     Usar aguacates

Es una fruta muy rica en vitaminas y nutrientes pero también muy rica en agua con lo que es muy buen remedio para hidratar y fortalecer el cuero cabelludo.

Se puede aplicar una vez a la semana como máximo.

Se aplasta el aguacate después de pelarlo y deshuesarlo y se le agregan dos cucharaditas de aceite de oliva. Mezclamos los dos componentes hasta conseguir una masa homogénea que es lo que aplicamos sobre la cabeza suavemente y dejamos sobre ella durante unos 30 minutos.

Pasado este tiempo se enjuaga el pelo y… hasta la semana siguiente.

6.     Más fruta: plátanos para la hidratación del pelo

Son una buena fuente de hidratación y muy ricos en potasio. Esta condición los hace especialmente buenos para evitar las puntas abiertas y proporciona una textura suave y elástica.

Para usarlo, se aplasta un plátano maduro para hacerlo una masa que aplicamos sobre la cabeza untando bien el pelo desde el extremo hasta la raíz. Lo dejamos actuar un cuarto de hora y enjuagamos bien con agua tibia.


Como ves, se puede tener un pelo precioso con remedios que apenas cuestan dinero. Si a ello añades las precauciones lógicas contra el maltrato (el cloro, el tinte y el exceso de lavado), tendrás siempre un pelo bonito, limpio y brillante.